VIOLENCIA DE GÉNERO

Blanca Fernández recuerda a Ana Orantes en el 25 aniversario de su asesinato

La consejera de Igualdad y portavoz del Gobierno regional destaca que "fue valiente, nos abrió los ojos, nos hizo pensar".

Ana Orantes
JCCM
17/12/2022

Ana Orantes JCCM 17/12/2022JCCM

Alba Córdoba de la Cruz

Se cumplen 25 años del asesinato de Ana Orantes a manos de su exmarido. El 17 de diciembre de 1997, Orantes fue quemada viva tras haber denunciado días antes en la televisión pública de Andalucía el maltrato que había vivido durante 40 años por su exmarido.

Un caso que cambió las leyes en el país y la percepción sobre la violencia machista. Tres meses después del asesinato, en marzo de 1998, el Gobierno aprobó su primer plan de acción contra la violencia doméstica, y en 1999 se modificó el Código Penal tipificando la violencia psicológica como una forma de malos tratos en el ámbito doméstico. 

También se reformó la Ley de enjuiciamiento criminal para introducir la persecución de oficio de los malos tratos, es decir, sin necesidad de denuncia por parte de la víctima.

"Algo empezó a cambiar"

La consejera de Igualdad y portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, ha rememorado a Ana Orantes cuando se cumplen 25 años de su asesinato. "Ella fue valiente, nos abrió los ojos, nos hizo pensar, nos hizo partícipes de su historia y, terriblemente, su premio fue la muerte".

En un mensaje en su cuenta de Facebook, señala que "hoy se cumplen 25 años y la violencia de género sigue ahí, pero hay mucha menos tolerancia social, hay leyes y recursos pero sigue habiendo víctimas". 

"No nos olvidemos de ellas, claro que existen otro tipo de violencias igualmente condenables y la peor es la que se ejerce contra la infancia. Pero tampoco olvidemos que hay más víctimas mortales del terrorismo machista que del terrorismo de ETA, muchas más".

A su juicio, insta a trabajar por acabar con esta realidad, aunque advierte que "será más lento, más duro y más difícil". "Nunca olvidemos a quien sufre y ellas lo hacen", por lo que ha demandado que no haya más víctimas. "Ni una más".

Del caso de Ana Orantes, Fernández ha relatado que fue "una mujer valiente que después de salir en televisión contando décadas de: palizas, vejaciones y humillaciones por parte de su marido, fue quemada viva por su verdugo". 

"Ella fue valiente, habló cuando nadie hablaba, nos hizo tomar conciencia de un problema durísimo sobre el que pesaba el silencio y la discreción porque eran asuntos familiares, muertes pasionales o problemas de pareja, por tanto, un problema privado y no social".

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?